Cuentos de dragones

gales celebra

La Eurocopa camina entre la emoción y el aburrimiento. Los partidos prometen más de lo que cumplen y se valora más el pulso táctico que el talento. El torneo puede mejorar en semifinales, con dos duelos bien distintos: el primero enfrenta a dos selecciones que buscan su primer título y el segundo mide a dos clásicos del fútbol europeo. Alemania y Francia comparten la condición de candidatas desde hace tiempo. Portugal y, sobre todo, Gales son una irrupción inesperada. En todas las selecciones brilla algún jugador que procede de los equipos de Madrid, protagonistas de la final de Milán hace un mes. Cristiano en Portugal, Bale en Gales, Griezmann en Francia y Kroos en Alemania. A falta de La Roja en el tramo decisivo de la competición, la liga lo considera una pequeña victoria del fútbol español, que pretende reafirmar su éxito en Europa.

1

Francia estuvo inspirada frente a Islandia, después de la agonía de la ronda anterior. Esta vez, su victoria llegó ante un combinado que entendía que la modestia era su mejor arma. Islandia se había ganado el favor del público neutral por su simpatía y su concepto voluntarioso del juego. El equipo de Lagerback mostró signos de rebeldía cuando el resultado ya estaba perdido. Poco podía hacer ante el 4-0 inicial de los franceses, que disfrutaban de la explosión de los grandes líderes de su ataque (marcaron Giroud, Pogba, Payet y Griezmann). Sin embargo, el segundo tiempo fue toda una demostración de carácter de los islandeses, empeñados en responder a su apodo de vikingos. El país que más ha seguido el torneo tiene argumentos para estar orgulloso. Islandia logró batir en dos ocasiones a Lloris y jugó sin complejos, con la valentía del que se siente modesto entre los grandes. Su actitud le diferencia de muchos equipos conformistas, que han traicionado su propuesta a menudo. La Bélgica de Wilmots, que tropezó ante Gales cuando tenía todo a favor, sirve como ejemplo.

Si parte del encanto de Islandia reside en su humildad, Francia convenció por su poca compasión ante el que parecía el equipo de todos. La selección de Deschamps valora la oportunidad que se le ha presentado. Con el favor de su público, y con sus estrellas (Griezmann, Pogba y Payet) a pleno rendimiento, la selección está a un paso de repetir éxitos en su terreno, como ya ocurrió en el Mundial 98 y en la Eurocopa del 84. Frente a Alemania se enfrentará a su historia y al que es el equipo más sólido de la competición. La selección francesa recuerda el choque de Harald Schumacher con Battiston y su eliminación en el pasado mundial para preparar su venganza.

2

La Alemania de Löw demostró ante Italia que ha venido para ganar. Resolvió en una tanda de penaltis delirante, que premió el acierto final de Jonas Héctor entre un cúmulo de errores (en Italia fallaron Bonucci, Darmian, Pellè, Zaza y en Alemania Schweinsteiger, Müller y Özil). La victoria llegó con fortuna, después de que Italia se aferrara al partido como solo ella sabe hacerlo. El equipo alemán sabía de la capacidad de supervivencia de los italianos. Pero, como era de esperar, no pudo evitar el tanto  de Bonucci, que marcó desde los once metros, después de un error extraño de Boateng. En la prórroga, la Mannschaft quiso la victoria y, hasta cierto punto, la mereció. Una de las conclusiones del encuentro, además de que conviene ensayar más los penaltis, es que Alemania nunca debe renunciar a Özil o a Draxler. Los dos le otorgan imaginación a un bloque que se mueve en el terreno de lo esperado. A los de Joachim Löw les cuesta improvisar, viven preocupados de responder ante su fama de equipo fiable. Nadie representa esta tendencia como Kroos, que posee una rara inteligencia artificial. Su fútbol, lejos del área, se vuelve demasiado correcto y meditado. En el otro lado del espejo está Özil, que suele equivocarse. El mediapunta alemán parece irregular y tiene un perfil extraño o melancólico. En ocasiones, se ausenta de los partidos y le falta ambición para despegarse de su marcador. Pero tiene una virtud que compensa todos sus defectos: se ve a sí mismo como un jugador distinto, de esos que no temen los riesgos. Su lectura del juego y de los movimientos de sus compañeros es uno de esos intangibles que pueden ganar partidos. Ante Italia firmó su mejor encuentro en la competición (a pesar de que falló desde los once metros) y se le espera contra Francia, en el duelo del campeonato.

3

En la otra semifinal se enfrentan Portugal y Gales, dos equipos que viven su sueño particular. El más inesperado es el de los británicos, que competían por primera vez en un gran torneo. Es un equipo entusiasta, que vive de la carrera de Bale, de la sociedad Ramsey y Joe Allen y de los movimientos de Robson-Kanu. Gales, como ya ha dicho Bale, es todo corazón y orgullo.

La ausencia de Ramsey en Gales será casi tan importante como la de Pepe en Portugal. El central del Real Madrid es el líder en la sombra de la selección. Su intuición en la disputa y sus marcajes han sostenido a su equipo en el torneo. Por eso su lesión se intuye como un factor determinante en las semifinales. La baja por sanción de Ramsey dará mayores responsabilidades a Joe Allen, el mejor intérprete del juego en la selección de Colleman.

El partido es también una gran ocasión para Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Compañeros en el Madrid, líderes de su selección, se medirán en busca de un sueño. Ningún país cree tanto en su estrella como Gales en Bale, que ha guiado al equipo hasta una oportunidad histórica. Para lograrla deberá vencer a Cristiano Ronaldo, que es una amenaza permanente.

Portugal juega para ganar y no le importa si agrada o defrauda. Sabe que la memoria es generosa con el campeón y, de momento, los resultados justifican su propuesta. También la selección de Colleman intuye que está ante una ocasión irrepetible. Portugal abraza el pragmatismo de Fernando Santos y busca un trofeo que siempre se le ha negado. Gales , por su parte, sigue creyendo en los dragones.

.

.

LA LIGA DE LAS MIL CARAS

barcelona-vs-rayo-vallecano-599x300

La liga sigue admitiendo nuevos cambios en el guión y el Barcelona alcanzó el liderato tras aprovechar la derrota del Real Madrid en San Mamés. Venció a un Rayo Vallecano osado en la mañana del Camp Nou y disfrutó ante su público, en la mejor entrada de la temporada (6-1). El Barcelona no desperdicio la oportunidad que le brindó el Madrid, algo que sí ocurrió frente a la Real Sociedad y el Málaga. Con su victoria ante el equipo de Paco Jémez, el Barça es el equipo más goleador y el que menos tantos ha encajado de la Liga. Para redondear la mañana, Messi alcanzó con su hat-trick a Cristiano en la tabla de goleadores, en un combate que parece anticipar la lucha mediática por el Balón de Oro. El buen momento del tridente blaugrana se contrapone a la depresión que sufren los delanteros del Real Madrid. A la sintonía entre Messi y Neymar se ha sumado el despertar goleador de Luis Suárez y, por el contrario, los delanteros del Madrid marcan y rematan cada vez menos. Cristiano completó en San Mamés su cuarto encuentro de la temporada sin disparar a puerta (los mismos que había firmado en sus anteriores campañas con el conjunto blanco), Benzema se apagó ante el empuje de los vascos y Bale lleva ocho partidos consecutivos sin marcar.

El Atlético y el Valencia empataron en el Calderón (1-1), en un partido que se movió por un terreno en el que ambos equipos se sienten cómodos: el de la batalla y la disputa. Los equipos que dirigen Simeone y Nuno aceptan el juego físico con una sonrisa y se midieron en un intercambio de golpes que tuvo más fogosidad que brillo. Koke marcó en su regreso al equipo y Mustafi le dio el empate al Valencia en el segundo tiempo. El duelo entre las segundas espadas de la liga se resolvió con un empate en un partido intenso, más acorde al gusto de los entrenadores que de los aficionados. Destacó más la coraza de Otamendi o Godín que el fútbol de ataque de los valencianos y colchoneros.

FBL-ESP-LIGA-ATLETICO-VALENCIA

En un momento en el que parecen inalcanzables las ligas de 100 puntos (el Barcelona y el Madrid pierden más puntos a lo largo de la temporada que los equipos de Guardiola o Mourinho), cobran más importancia los teóricos candidatos a la tercera plaza, el Atlético o el Valencia, que están a 6 y 7 puntos de la segunda posición. El Atlético basa su juego ofensivo en el talento de Arda Turan, Koke y Griezmann, y ante el club valenciano prescindió de Mandzukic en beneficio de Torres. El Valencia agita los partidos desde el carril izquierdo, el hábitat natural de Gayá y Piatti, y al remate esperan Negredo y Alcácer. Las plantillas del Turia y del Manzanares aspiran en secreto a colarse en la lucha por el título y pueden ser, a su vez, los jueces que decidan el campeón. El Villarreal de Marcelino también gana crédito en la competición, con el aval de su buen juego y el olfato de Vietto, Gerard Moreno o Giovani Dos Santos. Su aspiración es alcanzar la zona Champions y progresar en la Europa League, tras la eliminación copera ante el Barcelona.

El trofeo se decidirá en los últimos partidos y al mismo tiempo estará en juego cada jornada. Nadie representa esta afirmación como el Barça de las mil caras, el nuevo líder de la Liga BBVA. El equipo de Luis Enrique es capaz de asombrar en Manchester, de aburrir en Granada o de caer con estrépito en Anoeta. El viento sopla ahora a su favor, pero las inercias se invierten con demasiada facilidad. Es lógico que nadie se atreva a pronosticar nada en una competición que puede cambiar cada fin de semana.

.

.

Jorge Rodríguez Gascón.

RIVALES: EN LA HISTORIA Y EN EL JUEGO

2015-01-07t224757z_1911821998_gm1eb180isg01_rtrmadp_3_soccer-spain

El Atlético y el Real Madrid se enfrentan hoy (16:00 h, Vicente Calderón, Canal + Liga) en el sexto derbi madrileño de la temporada. Sucede que el destino de los títulos en los últimos tiempos ha estado vinculado al duelo entre los dos grandes equipos de la capital. Y sucede también que Diego Simeone hizo olvidar a los atléticos la maldición ante el vecino en una final de Copa. Desde entonces el equipo rojiblanco ha sido capaz de batir al Madrid hasta en cuatro ocasiones. El cambio de tendencia se acentúa en los cincos partidos que han disputado esta temporada, en los que el Atlético no conoce la derrota. El Madrid, por su parte, sonríe mirando a Lisboa, y presume que eligió el mejor partido posible para vencer a los rojiblancos. Ante un nuevo episodio en el Calderón, el equipo de Ancelotti se ampara en la vuelta de Cristiano y en el talento de Isco y Benzema para que el viento vuelva a soplar a su favor.

El equipo blanco viene de vencer al Sevilla en un partido disputado y accidentado, de esos que se deciden en pequeños detalles y que dejan víctimas por el camino. Las lesiones de Ramos y James condicionan el futuro del Madrid y el planteamiento de Ancelotti. Para paliar la ausencia del colombiano, el Madrid tendrá que recurrir a un futbolista de menor imaginación, entre los que se incluyen Illarramendi, Khedira o Lucas Silva. La baja de Ramos desestabiliza la defensa blanca y será Nacho Fernández el que ocupe su puesto. Frente al Sevilla dio muy buenas sensaciones y mostró tener mimbres de gran central. Sorprendió por su oficio y rapidez, pero se intuye que el examen del Calderón será más exigente. Le acompañará Varane, probablemente el central con mayor proyección del mundo (sobre todo si su rodilla no le incordia y corrige algunos fallos de concentración). La sanción a Marcelo le priva al Madrid de uno de los futbolistas con mayor desequilibrio del equipo, especialmente en el juego posicional. Lo más lógico es que le sustituya Coentrão, aunque no se descarta ver a Arbeloa en el carril izquierdo, lo que podría ser una ventaja para Griezmann si se despliega por ese costado. No hay dudas ni en el lateral derecho, hábitat de Carvajal, ni en el mediocentro, donde formará Kroos, un futbolista académico, preciso y eficaz. Las mejores noticias para el Madrid llegan con la vuelta de Cristiano, con la madurez de Isco y con el momento de Karim. Ante el Sevilla las mejores jugadas llegaron bajo la lumbre de Isco y Benzema, especialmente en la segunda parte, en dos o tres bonitas combinaciones. Los goles partieron también de esta pareja, que representa la improvisación en el equipo de Ancelotti. Cristiano, por su parte, regresa de una sanción y llegará fresco para amenazar al Atlético. Está a dos goles de igualar a Di Stéfano como máximo goleador ante el equipo del Manzanares y Simeone le prepara un férreo sistema defensivo. Isco, Benzema y Kroos serán los encargados de alimentar el instinto asesino de Cristiano. Otra buena noticia para el equipo blanco es que Jesé cada día se parece más al jugador que fue antes de romperse la rodilla. Por su parte, Bale parece desenganchado del juego, alejado de sus compañeros. Dolido por los pitos del Bernabéu, ante el Sevilla sintió que el público está en su contra. Y lejos de corregir aquello que le reprochan, jugó demasiado pendiente de saciar su apetito. Aunque el galés no está en las mejores condiciones físicas, es un futbolista que crece en los grandes momentos y, al menos, en el Calderón los pitos no responderán a la ingratitud sino a la costumbre.

toni-kroos-gabi-atletico-madrid-real-madrid_3203865

El Atlético de Madrid llega después de desenvolverse con soltura en el barro de Eipurua. Quizá porque el campo favorecía algunos de las virtudes del Atlético de Madrid: la intensidad, el rigor táctico, la pegada. Virtudes que han sido fundamentales en las victorias de los colchoneros ante el equipo de Ancelotti. Simeone parece haber encontrado la fórmula para sujetar al Madrid. El técnico propone partidos volcánicos, jugados en pocos metros, en los que no se escatima en la disputa. Se repliega con facilidad, construye una sólida empalizada y se dispara para buscar a Casillas en pocos segundos. Compite como nadie y sabe asociarse con precisión y facilidad. Porque aunque el equipo rojiblanco construye sus victorias desde el trabajo y la solidaridad, no hemos de olvidar que también sabe jugar muy bien al fútbol, especialmente cuando Arda, Griezmann y Koke se encuentran. La solidez de su defensa no se cuestiona y los piezas que ha introducido Simeone se han integrado a la perfección: Godín y Miranda se mantienen como centrales titulares (Jiménez ha mostrado que es un central duro y de gran proyección cuando ha tenido la oportunidad), Juanfran persiste como lateral derecho, Siqueira no es Filipe Luis pero está en ello y Moyá ha encajado a la perfección.

La llegada de Torres y las variantes del mediocampo le dan a la plantilla mayor profundidad. La sensación es que El Niño esperará en el banquillo, en busca su primer gol en liga tras ilusionar en la copa, y también lo harán Raúl Jiménez y Cani, futbolistas que pueden aportar en los segundos tiempos. La duda es ver si Simeone descarta del once también a Mario Suárez o Saúl, jugadores complementarios que han sido utilizados en partidos importantes. A Simeone le gusta ser un enigma para el rival y plantear ciertas incógnitas. Lo lógico es que forme con un mediocampo aguerrido con Tiago, Gabi y Raúl García, con la intención de escoltar a Koke en la elaboración. El jugador madrileño es fundamental para resguardar el balón y servir pases decisivos. En esa labor le ayuda como nadie Arda Turan, aunque Simeone ante el Madrid suele prescindir de él al inicio. Para que el turco salga a domar el partido en el segundo tiempo, cuando sus compañeros necesitan oxígeno. Aún así la participación de Arda en el once es otro de los secretos que esconde el técnico argentino. Lo que sí ha confirmado Simeone es que en punta formarán Mandzukic, que viene de hacer un gran partido frente al Eibar, y Griezmann, que vive su mejor momento desde que llegó al Atlético. El croata condiciona el modo de jugar del equipo y tratará de aguantar el balón si el equipo está encerrado, de prolongar para Griezmann al espacio y de buscar el remate. No en vano se estrenó como goleador ante el Madrid, en el gol que valió el título de la Supercopa. El francés lleva semanas iluminado y sus aceleraciones con el rival desprotegido pueden decisivas. En la eliminatoria de Copa fabricó los dos goles de Torres en el Bernabéu, se desmarcó al espacio, ayudó a conservar el balón y generó ventajas. Ha sido nombrado mejor jugador del mes de Enero y se le ve fino, rápido, comprometido e inspirado. Casillas medirá la zurda de Griezmann en un duelo que tendrá al Calderón como testigo.

.

.

Jorge Rodríguez Gascón.

.

Foto 1: ibtimes.com

Foto 2: pase final.com

ALEMANIA VENCE, FRANCIA DECEPCIONA

France v Germany: Quarter Final - 2014 FIFA World Cup Brazil

Alemania venció por la mínima en Maracaná en un encuentro decepcionante ante la Francia de Karim Benzema. La selección bleu era uno de los grandes atractivos de la competición. Deschamps había formado un equipo joven y prometedor que quería doctorarse en un escenario sin comparación. Ayer, en su reválida más importante, fracasó ante la veterana Alemania, que ha hecho de lo excepcional una costumbre y se ha clasificado para semifinales en las últimas cuatro ediciones de la Copa del Mundo.

Alemania pisó fuerte desde el inicio y mostró que está más seguro ante los grandes que ante los pequeños. Formó con un equipo competitivo, con Kroos, Schweinsteiger y Khedira en el medio, con Lahm en el lateral, Özil tirado a la izquierda y con Müller y Klose en la delantera. Fue un equipo constante y fiable, sin prisas ni alardes, que supo encontrar las vergüenzas del rival muy pronto. Le bastó con una falta lateral en el minuto 12 para que Hummels consiguiera de cabeza el gol de los alemanes. El central alemán completó un gran partido: secó a Benzema siempre que se enfrentaron, estuvo correcto en la salida de balón, mostró su poderío en el juego aéreo y marcó el gol de la victoria para su equipo.

Alemania no tuvo reparos en darle a su rival la posesión y a Francia le faltó imaginación para encontrar a sus delanteros. Benzema no carburaba, Griezmann no aparecía y sus medios no llegaban a posiciones de disparo. Solo la zancada de Pogba y la valentía de Valbuena parecían desestabilizar el orden alemán. Y cuando Francia creó ocasiones apareció el meta Neuer para contener a sus delanteros. En la primera mitad, le sacó a Valbuena un remate que ya se colaba por el palo izquierdo de la portería alemana y en el segundo tiempo sofocó todos los intentos de reacción de los galos.

World-Cup-2014-France-vs-Germany

Alemania prescindió ayer de un futbolista imaginativo como Götze y exilió a Özil a la izquierda. Con el objetivo de dotar de mayor solidez a su equipo, Löw apostó por un futbol académico, sin demasiada improvisación. Ensalzó el músculo de Khedira y Schweinsteiger y el fútbol aseado de Kroos en lugar del talento de sus fríos mediapuntas: Götze y Özil. Y con eso le valió ante una Francia sin pegada, demasiado pendiente de buscar a Benzema por alto en lugar de a ras de suelo.

En los últimos minutos, con más prisas que fútbol, Francia se fue a por el empate. Se ofreció Benzema y se desplegó Matuidi, pero ambos se toparon con Neuer. Benzema tuvo el gol en dos ocasiones, pero Neuer le ganó la partida. El gigante alemán es un portero poco convencional: toma decisiones temerarias y le cuesta blocar los balones, pero siempre es eficaz. Y ayer, volvió a estar presente cuando su equipo le necesitaba.

El partido llegó a su fin y Alemania derrotó a su vecino francés en un partido aburrido, decepcionante, que no hizo honor ni a su cartel ni al escenario. Francia ha mostrado en este Mundial que tiene una plantilla de gran proyección y futuro, pero ayer le faltó orgullo ante un rival poderoso. Los equipos se respetaron en exceso, el partido fue un tanteo entre dos púgiles de renombre. Y Francia, exigida por el marcador, hizo poco por cambiar el curso de los enfrentamientos entre dos selecciones casi tan antiguas como el fútbol. Los chicos de Domenech mostraron mayor afectación con sus lágrimas, una vez consumada su eliminación, que pasión en el juego y ambición, cuando aún tenían tiempo para remediarla.

Alemania, por su parte, ha perdido brillantez pero camina con paso firme.

UNA FRANCIA ENCOGIDA PASA A CUARTOS

imagen-nigeria--francia-4

Francia venció a Nigeria en Brasilia en un partido entretenido y con mayor emoción de la que dicta el marcador. La selección de Deschamps venció 2-0 pero consiguió sus goles en la recta final del partido. El gol de Paul Pogba fue en el minuto 79 y el segundo, en propia puerta, llegó en el descuento.

Nigeria es una selección valiente que va a buscar al rival desde el inicio,y garantiza el intercambio de golpes. No le importa que sea la Francia de Benzema o la Argentina de Messi, y sabe que sus opciones pasan por dominar el juego y buscar a su extremo Musa y a su delantero Emenike. Es una selección a la que le falta disciplina pero le sobra entusiasmo. Incluso fue capaz de dar más de un susto a Francia, con un gol anulado por fuera de juego en el primer tiempo, y con dos disparos de Emenike y Odemwingie, que detuvo con dificultades el guardameta Lloris. Matuidi debió ser expulsado tras una entrada salvaje a Onazi, en una jugada que pudo cambiar el encuentro.

Los bleus consiguieron la victoria tras madurar el encuentro. Supieron contener el ímpetu de los africanos y aceleraron en el momento oportuno. Hasta entonces, vieron cómo Enyeama los detenía con grandes estiradas y cómo Nigeria les cerraba las vías de entrada. Solo las apariciones de Debuchy en el carril derecho inquietaron a la selección africana en el primer tiempo. Francia parecía adormecida por el calor de Brasilia y llegó a ser dominada por Nigeria en fases del encuentro, especialmente tras el descanso. Pese a ello, disfrutó de oportunidades claras, como una volea de Pogba, a la que Enyeama respondió con reflejos felinos.

francia-vs-nigeria-brasil-2014

Pasada la hora de partido Francia se fue a por el gol sin reservas. Benzema empezó a aparecer, Matuidi y Cabaye llegaron más al área, Pogba miró a portería y Valbuena consiguió profundizar. La entrada de Griezmann (*) y el despertar de Benzema en el partido facilitaron la victoria de los galos. El 10 francés había estado demasiado apagado en el primer tiempo y la salida del zurdo de la Real le enchufó al partido. Aún así Enyeama le ganó la partida siempre. En la primera ocasión, tras una rápida combinación con Griezmann, Benzema falló en el mano a mano. (Su disparo lo desvió el portero nigeriano y tras el rechace, salvó Moses bajo palos). Después, de nuevo Enyeama, mostró su agilidad en un remate a bocajarro de Benzema.

Con Francia volcada, Cabaye remató a la escuadra tras otro intento de Benzema. Nigeria se había desfondado y solo pudo encomendarse a su portero, hábil bajo palos y tembloroso en las salidas. Y así llegó el gol francés, por insistencia más que por brillantez. Tras un córner botado por Valbuena, Enyeama falló en el despeje y el poderoso Pogba remató a placer. Curiosamente el portero que mantuvo a los africanos en el partido quedó en evidencia en la jugada del gol. Tras el tanto francés, Nigeria no pudo responder y no volvió a probar a Lloris. Francia supo contemporizar y marcó el segundo gol en el descuento, tras otro córner. En esta ocasión el hábil Valbuena recibió en corto. Desbordó y buscó a Griezmann en el primer palo. Su marcador, Yobo, llegó antes, pero desvió el centro a su propio marco (2-0).

imagen-francia-nigeria-1 (2)

Francia jugó un partido serio ante una selección entregada. Le faltó la inspiración de los primeros días pero da la impresión de ser un equipo con recursos y variantes, que no necesita jugar bien para ganar partidos. Nigeria generó ocasiones y pudo conseguir una clasificación histórica, pero le condenó su inocencia ante Lloris y su falta de rigor. Francia no deslumbró en Brasilia, pero sabe administrar sus esfuerzos y, como Brasil y Holanda, avanza con paso inseguro pero eficaz.

 

Jorge Rodríguez Gascón.