En el fin está el principio

Antón Castro / La química del gol

España tendrá que rehacer su bloque y su estrategia a partir del legado de Del Bosque y Luis Aragonés y de la apuesta por la renovación de los futbolistas

iniesta y silva

Los dos centrales de la selección española, Piqué y Sergio Ramos, tan distintos en el campo y fuera de él, han evaluado el fiasco de España de manera distinta. Piqué, que fue uno de los mejores futbolistas españoles con De Gea e Iniesta, dijo que el nivel del equipo es menos competitivo. Y Sergio Ramos, que no ha estado a la altura de su calidad, observó que es muy fácil criticar ante la televisión, con una bolsa de papas. Y quizá los dos tengan razón. Criticar, expresar la decepción, hallar defectos es relativamente fácil, y quizá no sea injusto hacerlo. Fútbol es fútbol.

España empezó bien y sin gol, mejoró ante Turquía y se desvaneció poco a poco aunque sin alcanzar la triste pesadilla de Brasil: se confió en exceso ante Croacia y no tuvo ni la intensidad ni la inteligencia ni el arrojo para pelear con Italia. Piqué tiene razón también y acaso lo más triste y decepcionante sea que España flaqueó pronto y se desangró en dudas y en perplejidad.

La actitud española fue el mejor campo de ensayos y el mejor estímulo de Italia, que no había sospechado aún que estaba tan bien e incluso que sus jugadores de ataque eran mejores de lo que decía la prensa. Todos habíamos ensalzado la línea de atrás, su resistencia, su dureza y su sentido táctico, Buffon, Barzagli, Bonucci y Chiellini, que suman más de 130 años, pero sus delanteros, Eder y Pellè, o sus centrocampistas Florenzi, De Rossi, De Sciglio y Giaccherini estuvieron a un gran nivel. Interiorizaron la consigna, asumieron la estrategia, tan elaborada en los días previos por Conte, e hicieron su trabajo de manera excepcional. Querían la ventaja psicológica del dominio inicial y decidieron avasallar a los nuestros, que ni respondían con carácter ni alcanzaban a leer los labios o los gestos de Del Bosque.

España no podía pensar ni recibir el balón: debía moverse en las aguas del estupor y el desconcierto. Y así fue. Los españoles perdieron el balón y se desdibujaron el bloque y los solistas. ¡Qué lejos quedaba la escuela de baile de antaño que fatigaba al más pintado! Los españoles llegaban unos segundos más tarde a todos los balones, diezmados de fortaleza, huérfanos de intención y profundidad. Superados. No había conexión entre las líneas, el esquema saltó por los aires y el balón era toda una quimera. España lo veía correr como un fantasma que huye y los italianos se crecían aún más y generaban muchas ocasiones.

Que España no defendía bien lo sabemos desde que se fue Puyol. Él sí tenía madera de líder. Como la tenía Xabi o el mismo Xavi, el cartabón de todos los pases. Pese a todo, esta España no era tan mala ni debió serlo. Había buen equipo, excelentes nombres, futbolistas contrastados en Europa y en las mejores ligas, pero también hay jugadores que no acaban de rendir, que en la selección pasan un poco inadvertidos o resultan intercambiables.

Ejemplos: Thiago Alcántara, que estaba llamado a ser el sustituto de Xavi, pero que parece estancado por sus lesiones y por su nueva forma de jugar, adocenada, de menor riesgo y sin fantasía. Ejemplos: Koke, que parecía que iba a ser el gran centrocampista del futuro y también se ha varado. Y parece que ya dicen sus últimas palabras jugadores como Casillas, Cesc y Silva. Silva, admirado por doquier y tan necesario, tiene algunos defectos que menguan su calidad: le cuesta una eternidad disparar, asumir un poco de liderazgo, es discontinuo y eso rebaja su genialidad.

La estela de Del Bosque 

Cesc es intermitente y blando: ahora solo parece un obstáculo –se desvanece en los choques de altura, trabados– para la llegada de los nuevos centrocampistas que están llamando a la puerta, Saúl Ñíguez, sobre todo. En esta Eurocopa quizá se debiera haber probado en partidos específicos con el doble pivote, con Bruno Soriano o Koke junto a Busquets, para dar equilibrio y consistencia en la contención y en la creación, y quizá debió disponer de más minutos Lucas Vázquez, más desequilibrante en este momento que Pedro. Atrás, el voluntarioso Juanfran pudo haber cedido, de cuando en cuando, el carril a la centella Bellerín.

Vicente del Bosque ha cumplido una etapa. Ha sido brillante y generoso. Ha dejado una estela de excepcionalidad, sabiduría y títulos. Lo ha hecho muy bien hasta Brasil y Francia. Da la sensación de que ahora ha perdido la autoridad, su luz o el amor propio tan necesario, ha cedido el carisma, y de que debe empezar un tiempo nuevo. Nada será igual, desde luego, pero también es el momento de plantearse nuevos retos y de avanzar sobre las adecuadas bases del pasado: sin drama, sin victimismo y sin renunciar del todo al espíritu y a la plasticidad del fútbol más hermoso.

.

.

(*) Este artículo se publicó en Heraldo de Aragón el miércoles 29 de junio de 2016.

 

LA DESPEDIDA DE LA ITALIA DE PIRLO

ImagenUruguay venció a Italia en un partido bronco, duro y emocionante. El gol de Godín en los minutos finales mandó a la azzurra a la lona. A Italia no la pudo levantar ni la exquisita dirección de Pirlo, ni el manejo del osado Verratti, ni el constante salvavidas que es Buffon. Prandelli ha formado un equipo alejado del planteamiento histórico de la azzurra, renunciando (sobre el papel) al catenaccio y apostando por el juego coral que proponen Pirlo y compañía. Ante Inglaterra pudo desplegar su mejor juego pero naufragó frente a Costa Rica y Uruguay. Curiosamente a esta Italia que parte de la posesión para desarrollar su juego, le ha faltado la tensión competitiva de sus predecesoras. Ha recibido goles a balón parado y también le ha faltado un fuoriclasse que ejecutara el brillante plan de Pirlo y Prandelli, algo que sí tuvo en las grandes selecciones italianas. Un Totti o un Roberto Baggio, futbolistas que parecían de otra especie en medio de los Cannavaro, Camoranesi, Tasotti o Baresi. Fue un triste final para la Italia de Pirlo y Prandelli. También lo será para Buffon que cerró su trayectoria en la selección con una gran actuación.

Uruguay es un equipo antipático, trabajador, que asfixia en la presión y juega al límite. Se empleó con dureza ante una Italia que se dejó intimidar. Los uruguayos se dedicaron a contener y a enmarañar el partido, mientras los italianos amasaban la jugada con cautela. Solo el pincel de Pirlo y los destellos de Verratti parecían proponer algo distinto. La azzurra dominó la posesión pero jugó sin profundidad y Uruguay amenazó con una delantera de renombre. Aún así sus grandes delanteros también saben replegarse y son capaces de pegar si es necesario. Cavani se sacrifica por su equipo como nadie y Suárez volvió por sus fueros con un mordisco a Chiellini.

Imagen

Italia, pese a presumir de una propuesta valiente y atractiva, fue conservadora en el juego. Le faltó velocidad en la circulación para desmantelar el entramado defensivo uruguayo y debió ir a por el partido cuando las cosas no estaban en su contra. Ballotelli no recibía, perdido en guerrillas con la defensa, e Inmobile se dedicaba a desmarques intrascendentes. Italia no puso en aprietos a Muslera. Las avanzadillas de los uruguayos fueron neutralizadas por Buffon, que mostró reflejos felinos a los 38 años, en su último partido con la azzurra. En la segunda parte Italia siguió jugando de forma lenta y previsible y Uruguay se sentía cada vez más cómoda. El resultado iba en su contra pero parecía consciente de que los detalles estaban a su favor. Antes de que el Cebolla Rodríguez inquietara a la defensa italiana se produjo una de las jugadas claves del partido. Marchisio intentó ganar un balón dividido pero acabó pisando a Arevalo y el árbitro le expulsó. En aquel momento Italia consiguió el pretexto perfecto para encerrarse y Uruguay fue a buscar el partido. Los italianos no renunciaron al juego pero fueron concediendo cada vez más metros. Buffon volvió a resolver las oportunidades uruguayas, especialmente un mano a mano ante Luis Suárez. Y entonces llegó la secuencia que decidió el partido. Suárez, en aparente lucha por un balón dividido, mordió a Chiellini y el defensa de la Juventus respondió con un codazo. Se armó un barullo y en la jugada siguiente llegó un córner. Entonces Godín se alzo por encima de todos y remató, casi con la espalda (con «el alma» según el central uruguayo), a gol. El defensa del Atlético se ha acostumbrado a marcar goles decisivos.

Italia se fue a por el partido. Debilitada por la expulsión de Marchisio, la lesión de Verratti y la fatiga de Pirlo, fue todo coraje y corazón y buscó el empate. Cassano ofreció buenos minutos y su equipo tuvo oportunidades para lograr el pase a octavos. Aún así le faltó el oficio, el acierto y el oportunismo de otras ocasiones. Suárez y los uruguayos disfrutaron de espacios cuando Italia se volcó en busca del empate. Pero el delantero del Liverpool parece lejos de su mejor versión física y le falta esa chispa que origina los desequilibrios. Además se arriesga a una sanción tras un nuevo mordisco, esta vez a Chiellini.

Imagen

El árbitro señaló el fin del encuentro y con él Italia abandona Brasil. Una Italia con una propuesta romántica, una filosofía de juego atractiva, pero a la que le han faltado recursos ante rivales competitivos y ordenados. El partido fue un cruel epitafio para la selección del sensato Prandelli, del genial Pirlo y del eterno Buffon.