Otra noche del 10

La magia de Messi también acepta la rutina. Muchos de sus goles parecen versiones de otros que ya hemos visto. Sus regates nos recuerdan a algún intento reciente y sus desplazamientos hacia el lado opuesto son tan conocidos como difíciles de tapar. Messi es un enigma hasta para el que fue su entrenador. Juega como si tratara de encontrar la solución en algún lugar de su memoria.  

lionel-messi-1

El fútbol no fue en el Camp Nou una cuestión de ideas, sino de futbolistas. Y nadie domina ese terreno como Messi, empeñado en recibir con goles al que fue su entrenador. Guardiola se volvió a topar con el argentino en su regreso al estadio y salió mal parado (4-0), penalizado por la ingenuidad de sus futbolistas. El partido le llegó al Manchester City demasiado pronto. Quedó la sensación de que dos meses no son suficientes para asimilar los conceptos de su técnico, que decidió sacar a Agüero de la alineación. Buscaba generar superioridad en el medio y convertir a Kevin De Bruyne en su Messi particular. Sucede que Messi solo hay uno y ya no juega para Guardiola. Y eso no sirve para menospreciar a De Bruyne, que cuajó por otra parte un buen partido. Sino para resumir un encuentro que ganó el equipo que tiene en su plantilla al argentino. Y a Ter Stegen, que salió vencedor de su duelo particular con Bravo. De hecho, el alemán tuvo mucho más trabajo que el chileno, pero supo anular los remates de Nolito, Gundogan, De Bruyne y Kolarov. Por su parte, el que era hasta hace poco su compañero, tuvo que abandonar el partido en el segundo tiempo, tras un error grotesco en la entrega. Entre conceder un gol o ser expulsado, Bravo prefirió evitar el 2-0. Y su mano fuera del área, castigó al City a jugar con uno menos durante unos minutos decisivos. Cuando la roja a Mathieu igualó el partido, ya era tarde. Messi había batido en dos ocasiones al sustituto de Bravo, Willy Caballero. En los últimos minutos, Neymar falló un penalti y firmó un gol lleno de belleza y de plasticidad (4-0). Un tanto que sintetiza todas las virtudes del brasileño: su fútbol alegre y desmedido, su regate veloz y elástico, su eficacia en la definición.

El resultado fue demasiado duro con el Manchester City, por mucho que los de Guardiola concedieran en exceso a su rival. No tuvo acierto en las áreas ni sentido de la ocasión, como si asumiera que su graduación no pasaba por el Camp Nou. Pero fue un equipo con buenas intenciones, que funcionó a través del juego sutil de Silva, del despliegue de De Bruyne, la zancada corta y veloz de Sterling y el pase con sentido de Gundogan. Si se llevó un resultado tan doloroso fue porque los despistes tienen mayor coste en los grandes escenarios. También porque no supo batir a Ter Stegen, a pesar de que disfrutó de buenas ocasiones. El meta alemán dejó un muestrario de sus cualidades; paró por bajo y por alto, jugó con su habitual personalidad e interrumpió los mejores centros.

La firma del 10

Cuando el partido estaba abierto, Messi tomó el testigo de su portero (además de lograr un hat-trick, dio una asistencia y provocó un penalti). Lo hizo con absoluta naturalidad, agradeciendo la compañía del tridente y de Andrés Iniesta, que le cedió el balón del gol en dos ocasiones. Messi es tan especial que parece vivir al margen de los sistemas defensivos y de cualquier planteamiento táctico. Ni siquiera necesita estar en su mejor momento físico para resolver los partidos más esperados. Cuando el balón está lejos de su posición, apenas se mueve y se pierde en un paseo indescifrable. Cuando recibe, con la imagen mental del partido, inventa y acelera, esconde el balón en su zurda, busca los desmarques de sus compañeros y encuentra el arco rival. El argentino aprecia la máxima de Cruyff: “mis delanteros solo deben correr 15 metros, a no ser que sean estúpidos o estén durmiendo”. Y aunque no lo parezca, nunca duerme. La jugada del 1-0 sirve como ejemplo. Es probablemente el jugador del campo que menos se desgasta en la presión. Pero si intuye que puede llegar, nadie es tan listo en la disputa. Después de aprovechar la entrega de Mascherano, llevó el cuero hasta los pies de Iniesta, que buscó una cesión de tacón. El balón quedó muerto en el área del City y, tras el resbalón de Fernandinho, muchos jugadores tenían ventaja sobre el 10. Sin embargo, ninguno pudo alcanzarle y Messi llegó con el tiempo suficiente para burlar a Bravo (1-0). En el segundo tanto, aprovechó otro error en la zaga del City y el servicio de Iniesta. Su disparo, seco y arqueado, se alejó de los brazos de Caballero (2-0). Más tarde, culminó un regalo de Suárez, que disfruta de los goles del 10 como si fueran propios (3-0). La expulsión y la sentencia de Messi provocaron el desánimo de los citizen. El equipo inglés había perdonado el empate ante Ter Stegen, firme en la que siempre fue su competición. Y antes de que acabara el partido, Neymar reparó el error desde los once metros con un vistoso eslalón y un disparo ajustado (4-0).

El fútbol no fue en el Camp Nou una cuestión de planteamientos, ni siquiera de futbolistas. Fue un asunto que ocupó, casi exclusivamente, a Messi. Guardiola, siempre tan generoso en sus elogios hacia La Pulga, estuvo esta vez contenido, como si empezara a temer que los goles del argentino hacia sus equipos son una cuestión personal: “Desde que lo conozco hace estas cosas y las sigue haciendo. No es la primera vez que sucede, lo he vivido algunas veces en directo”. Luis Enrique, que tiene la suerte de dirigirlo, también dedicó palabras al 10: “Si algo se puede esperar de Leo Messi es esto, dan igual los días de inactividad, da igual lo que haya podido faltar. Es la interpretación total del fútbol”.

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s