Álvaro Morata o el ariete que dejó de ser eterna promesa

Antón Castro / La química del gol

Spain v Turkey - EURO 2016 - Group D

 

Andrés Iniesta no es de este mundo pero juega en la tierra y con España. Él es un iluminado moderno que maravilla y mejora a todo su entorno. Álvaro Morata (Madrid, 1992) es de otra pasta pero también conoce su oficio de goleador y de delantero versátil, desacomplejado, que asume riesgos y que tiene confianza en sí mismo. De niño era del Atlético de Madrid y se forjó en las categorías inferiores del club colchonero, pero percibió los recelos de sus preparadores y cambió de acera. En el Madrid, casi se hartó de golear, con Joselu, y en 2010, un 12 de diciembre, debutó nada más y nada menos que en La Romareda.

Con los blancos, pese a Benzema, a Cristiano y a Jesé, siempre dejó la impronta de ser un un buen ariete. Por falta de oportunidades se quedó con el epíteto de promesa. Y decidió marcharse a la Juventus de Turín, donde ha rivalizado con Fernando Llorente y Vucinic, primero, y donde rivaliza con Dybala y con Mandzukic. En la primera temporada marcó 15 goles y en la segunda 12. Su compañero Marchisio le ha pedido que se quede.

Debutó con la selección española, frente a Bielorrusia, un 15 de noviembre de 2014. Ha sido una de las apuestas de Vicente del Bosque, que se inclinó por él antes que por Diego Costa, Soldado o Alcácer. En solo nueve apariciones con la Roja ha dejado la huella de un delantero de raza, dinámico y poderoso, capaz de caer a las bandas, inteligente y sutil, astuto y ambicioso, que tiene el gol entre ceja y ceja. Del Bosque ha visto otro detalle: se adapta a cualquier sistema. Ante Turquía, hubo varios cambios de posición. Morata puede escurrirse a un flanco, y allí luce un regate aseado. Morata oculta muy bien el balón, lo retiene, fuerza la falta y anima a sus interiores o a los carrileros a que se atrevan a deslizarse por los costados.

Álvaro Morata no es Iniesta, claro que no, ni Busquets, el gobernador de bota imantada, pero es un futbolista en crecimiento. Una certeza que se expande. Es un delantero con recursos, alto y flexible, que domina muy bien los espacios. Posee un espectacular juego de espaldas y de culo, es imponente en el juego aéreo, sabe asociarse en corto y en largo, y exhibe una constante vocación de desmarque. Es sacrificado arriba, intenso y siempre está dispuesto a dirimir cualquier suerte: en solitario o en bloque. Tiene instinto de ‘killer’ del área y olisquea el peligro como pocos. Parece que no está, que se ha despistado y, de golpe, comparece con la testa, con la punta de la boca o al contragolpe.

Del Bosque pide por favor que se rebaje la euforia, que no se venda la piel del oso antes de cazarlo, que la Eurocopa no ha hecho más que empezar… Está feliz, sí, con el nuevo clima del equipo, con el buen rollo, y disfruta con la eficacia de Morata, que ha celebrado sus dos goles a Turquía con un besazo de ópera a su novia Alice Campello. Este grupo, cuando se lo propone, también se desmadeja a lo grande en la celebración del amor.

.

* Este artículo se publicó en Heraldo de Aragón, el domingo 19 de junio de 2016.

Foto: REUTERS / Eddie Keogh Livepic /noticiasmvs.com

 

 

.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s