EL MAGO VALDIVIA

valdivia de espaldas Uno de los rituales más bonitos de esta Copa América es la despedida que le ofrece la afición chilena a Jorge Valdivia. El 10 de Chile no posee el recorrido físico de sus compañeros y se desfonda en las segundas partes. Cerca del final, Jorge Sampaoli decide cambiarlo para dar refresco al equipo. Cuando Valdivia va de camino al banquillo, el público del Estadio Nacional se pone en pie para despedirle. Es el premio a un futbolista diferente, que disfruta en este torneo de su madurez y de sus mejores minutos con la selección.

Valdivia es el tipo de futbolista que hace dudar a sus entrenadores. Entiende el fútbol como una forma de festejo y no siempre se ciñe a los esquemas. Prefiere actuar con libertad y destacar en su faceta favorita del juego: la suerte del último pase. Es inconstante, parece perezoso y no siempre escoge el camino más corto en la jugada. Sin embargo, los mejores minutos de Chile en el torneo han llegado bajo su dirección. Jorge Valdivia está lejos de ser un jugador convencional, quizá porque se mantiene fiel a su estilo de juego, sin atender demasiado a los conceptos tácticos. Siempre impulsivo y valiente, no teme el riesgo de caer en el error. El Mago vive cada jugada como una oportunidad de alcanzar la belleza, a través de un regate, de un pase definitivo o de un sutil disparo de interior.

Valdivia se formó en Colo Colo y encontró la estabilidad en el fútbol brasileño, en el Palmeiras, el equipo en el que destacaron grandes dieces como Ademir o Zico. Condicionado por un carácter peculiar, su paso por el Rayo Vallecano fue bastante discreto y su consagración en la selección ha llegado tarde. Durante mucho tiempo fue un jugador secundario para Chile, al que le rondó siempre la sombra de la sospecha. Los actos de indisciplina que protagonizó en las concentraciones le alejaron de la selección. En la Copa América de Venezuela, en 2007, estuvo implicado en el incidente de Puerto Otraz, en el que seis miembros de la selección fueron denunciados por las empleadas de un hotel, que habían sido objeto de comentarios y actitudes ofensivas. En 2011, también participó en otro altercado con el equipo nacional, cuando cinco miembros del equipo acudieron a un entrenamiento en estado de embriaguez. Arturo Vidal, Gonzalo Jara, Carlos Carmona, Jean Beausejour y el propio Valdivia llegaron 45 minutos tarde, después de acudir al bautizo del hijo de El Mago.

Valdivia poseía cierta inclinación a los excesos y mostraba claros síntomas de inmadurez. Tantos que Marcelo Bielsa acabó por considerarle una causa pérdida. Después del Mundial 2012, Jorge Sampaoli sucedió a Bielsa en el banquillo y recuperó a Valdivia para la selección. Le perdonó parte de la sanción que le había impuesto la federación chilena por El Bautizazo y le dio la confianza que Valdivia, arrepentido, necesitaba. Y la decisión le ha dado mayores soluciones a una de las mejores generaciones del fútbol chileno.

Tras tener un papel residual en el Mundial de Brasil, Valdivia se siente importante en esta Copa América. Sampaoli ha administrado la herencia de Bielsa y Chile practica un futbol alegre, intenso y elaborado. Parte de la grandeza de la selección se basa en el esfuerzo colectivo de un equipo solidario, cuyos capataces son Bravo en la portería, Medel en defensa, Vidal en la media y Alexis en la delantera. Sin embargo, en el once de Chile el encargado de improvisar es Valdivia. El Mago es capaz de dotar de pausa y de criterio a un equipo de vértigo, que sufre los riesgos de un fútbol valiente e impulsivo. Además, es un especialista del último pase, capaz de aclarar la jugada con un servicio definitivo.

En Argentina creen en el talento de Messi y en su sociedad con Pastore para llevarse la final. En Chile esperan ver la magia de un futbolista al que, con acierto, apodaron El Distinto.

.

.

Jorge Rodríguez Gascón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s