CHILE ALCANZA LA FINAL DE SU TORNEO

Chile alcanzó la final tras derrotar a Perú en un partido bonito y disputado, condicionado por la expulsión de Zambrano, que dejó a su equipo con diez cuando quedaban setenta minutos por jugar. No se rindió la selección que dirige Ricardo Gareca, que después de tambalearse antes del descanso, se recuperó y llegó a hacer sufrir a la grada del Estadio Nacional. El esfuerzo de los peruanos no obtuvo recompensa tras el segundo gol de Vargas, el mismo que le da a Chile la oportunidad de jugar una final en su propio terreno. El partido tuvo todos los elementos del mejor fútbol sudaméricano. Hubo lucha, pasión, emoción, entrega, buenos destellos técnicos y un bonito intercambio de golpes entre dos equipos valientes, que entienden el fútbol como una declaración de ideales.

eduardo-vargas

A veces, da la sensación de que el peso del Estadio Nacional juega en contra de Chile y beneficia la puesta en escena de su rival, especialmente si se trata de un equipo sin complejos como Perú, al que no le pesa la grandeza del escenario. En el arranque del duelo, la selección peruana supo taponar la salida de balón de Chile y llegó con mayor claridad a la portería rival. En los primeros minutos, a la selección de Sampaoli le agobiaba la posibilidad de caer ante su propia afición. También tuvo miedo la hinchada, sobre todo cuando Farfán remató al palo un servicio de Guerrero.

Frente a un equipo bien posicionado, los chilenos no progresaban en exceso en el juego y sufrían con cada pérdida. A su juego de posesión le faltaba la aceleración final, la misma que le ha convertido en una de las grandes candidatas al triunfo. Pero además de eso, a la selección chilena le costaba recular tras una pérdida y cometió un par de errores llenos de riesgo. Perú supo intimidar en la carrera y encontró en Paolo Guerrero un punto de referencia sobre el que crecer en el partido. El delantero peruano se aproxima a la figura de delantero total: es capaz de oxigenar a su equipo jugando de espaldas, posee recursos para fabricarse él solo una ocasión y tiene facilidad para desmarcarse y ejecutar el remate con eficacia. Guerrero fue una amenaza constante para Rojas y Medel, y se volvió imprescindible para un equipo en inferioridad numérica.

Hasta que llegó la expulsión de Zambrano, la inercia del partido sonreía a Perú. Pero la agresividad del central condenó a la selección de Gareca. Desde muy pronto se vio que Zambrano no podía administrar la tensión del partido. Antes de la roja en el minuto 20, el central había protagonizado dos enfrentamientos con Vidal y Alexis. En la primera, se encaró con Vidal tras proteger el balón. En la segunda, quiso intimidar a Alexis con un manotazo y al árbitro se percató del gesto. Zambrano recibió la amarilla y, poco después, protagonizó una acción temeraria. Con Aránguiz no había tenido ningún roce, pero tampoco fue necesario. Tras haberle arrebatado el balón, Zambrano clavó sus tacos en la espalda del chileno. La acción no admitió ningún tipo de duda y el central peruano enfiló el camino a los vestuarios.

La expulsión de Zambrano cambió por completo la tendencia del partido. Chile consiguió liberarse de la presión y pudo cambiar el ritmo en tres cuartos de campo. Allí irrumpió el 10 chileno, Jorge Valdivia, que apenas había tenido presencia en el partido. El Mago es un futbolista diferente, capaz de cambiar el ritmo de los partidos desde la sutileza de su último pase. No posee grandes recursos físicos, pero ve el fútbol un segundo antes que el resto. Con Valdivia integrado en el partido, Vidal se desplegó, Alexis vivió sus mejores minutos en el partido, Aránguiz llegó a posiciones de remate y Vargas estuvo cerca del gol.

e67c796096d1e10027c56ed11a3f5306_L

Perú parecía noqueado tras la expulsión y se refugió en su área, en la que las amenazas se multiplicaban. Valdivia pudo marcar con un disparo de interior y Vidal se llenó de balón en un contragolpe. Aunque fue Vargas el que tuvo las ocasiones más claras para los chilenos. Durante muchos minutos, el delantero parecía sufrir un maleficio ante la portería rival, defendida por Gallese. Sin embargo, después de fallar tres ocasiones, Vargas encontró el alivio del gol en una acción chapucera, en la que pudo haber fuera de juego posicional. Alexis sacó un centro y Aranguíz dejó pasar con maestría. Allí esperaba Vargas, que después de varios intentos, logró marcar con un disparo en semifallo (1-0). Antes del descanso, Chile asfixió a Perú, pero el equipo de Gareca pudo evitar que la distancia aumentara.

En la reanudación, la selección peruana mostró su carácter combativo y su capacidad de supervivencia. Igualó un partido que la superioridad numérica había desnivelado e inquietó con frecuencia a Bravo, gracias al fútbol inteligente de Guerrero, la velocidad del lateral Advíncula y la insistencia de Farfán. Tampoco acertó Chile a lograr la sentencia y el equipo de Gareca se enganchó al partido. Guerrero recibió de espaldas y encontró la carrera de Advíncula por el costado. El lateral llegó a línea de fondo y centró al sitio de Carrillo. Allí llegó antes el defensor Medel, siempre atento, pero esta vez el despeje del chileno no acabó en córner sino en su propia portería (1-1). De nuevo, el silencio se apoderó del Estadio Nacional.

El conjunto de Sampaoli encontró la única fórmula que puede con el miedo en el fútbol: el gol. Y la encontró pronto, tres minutos después del empate peruano. Por primera vez en el partido, Guerrero no aguantó bien un balón. Robó Medel, enrabietado por su responsabilidad en el tanto de Perú, y la pelota le llegó en la frontal a Vargas. El delantero, autor de un gol feo en la primera parte, disparó con saña y situó su lanzamiento en la escuadra peruana, un lugar inaccesible para Gallese. El segundo tanto de Vargas, para el que el partido empezó mal y no pudo acabar mejor, liberó a una afición que verá a su selección en una final de Copa América 28 años después.

Noticia-11626-a

Finalmente, no hubo premio para un equipo luchador, que ha sido la gran revelación del torneo. Su derrota en el “clásico del Pacífico”, lejos de dejar en mal lugar a la selección de Gareca, debe ser un motivo de orgullo para los peruanos. No renunciaron al empate y, pese a tener diez jugadores, acabaron arrinconando a Chile. Al equipo de Sampaoli le falta tranquilidad para dormir los partidos cuando el resultado juega a su favor. Pero no deja de ser un bonito defecto, pues es el reflejo de un planteamiento alegre, que entiende que no hay mejor defensa que conseguir otro gol.

Y esa mentalidad es la que le ha llevado a alcanzar la final en su torneo.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s