MORRIÑA DE NOCHES INOLVIDABLES

depor celta

Víctor Fernández (Zaragoza, 1960) vuelve a Balaídos esta noche (Celta – Deportivo, 22:00, Cuatro) y con él, el recuerdo de los mejores años del fútbol gallego. Los tiempos han cambiado. Las estrellas consagradas y los fichajes caros han dado paso a proyectos muy diferentes en los dos representantes del fútbol de la comunidad. El Deportivo llega dispuesto a borrar la mala imagen que dejaron los ocho goles encajados frente al Real Madrid. Víctor Fernández todavía debe encontrar un dibujo en el que encajen las últimas incorporaciones. El poder económico actual del equipo de Riazor dista mucho de aquellos años de bonanza e indudablemente su reducido mercado lastra cualquier ambición de su entrenador y de sus aficionados. Mostrar su disconformidad con la política de fichajes le costó a Fernando Vázquez el puesto. El artífice del ascenso la pasada campaña es, junto a Víctor Fernández y Jabo Irureta, uno de los entrenadores que han entrenado tanto al Celta como al Deportivo.

En el banquillo de Vigo aguarda su turno Berizzo, exjugador celeste, que estuvo a las órdenes de Víctor Fernández durante las dos últimas temporadas del aragonés al frente del Celta. Eduardo Berizzo, entrenador de la escuela de Bielsa (fue su ayudante en la selección chilena), ha llegado para dar continuidad al proyecto de Luis Enrique. El inexperto técnico argentino (es su segunda aventura dirigiendo a un equipo tras hacer campeón al O’Higgins chileno) cuenta con jugadores de calidad como Nolito o Krohn Dehli y con un peso específico de la cantera de Moaña. Una de sus apuestas, el centrocampista Pablo Hernández al que se ha traído del O’Higgins, marcó un gol para el recuerdo en el empate a dos en casa del vigente campeón de Liga, el Atlético de Madrid. El conjunto vigués tiene equipo para sacar bastantes puntos y no entrar en la lucha encarnizada por el descenso en la que, previsiblemente, sí se verá inmerso el Deportivo de La Coruña.

salgado fran (3)

Llegan los dos equipos por sendas diferentes y Víctor Fernández reconoce la superioridad de su rival: “por sensaciones, podrías inclinarte por el Celta, pero en un derbi no doy favorito a nadie”. El técnico maño explicó además que “es un partido especial, lo sabemos y vamos a jugarlo con corazón y mucha cabeza. (…) Voy a intentar ayudar a mis jugadores a conseguir la victoria, voy a luchar por la victoria con todas las de la ley y a esperar que sea una fiesta del fútbol gallego sin incidentes, que sea una confrontación con armonía”. Por su parte, el entrenador argentino rechazó el favoritismo de su equipo: “No somos favoritos, ni es bueno sentirse así. El derbi tiene una connotación especial, diferente a la del resto de partidos”.

Víctor Fernández fue un media punta que no llegó a la élite del fútbol. Jugó en el Stadium Casablanca en Regional Preferente y en el Sariñena, en Tercera División. Su carrera como entrenador ha sido más fulgurante. Tras unos años entrenando a los juveniles del Stadium Casablanca, fue segundo de Radomir Antic en el Zaragoza y, con apenas 30 años, en 1991 tomó las riendas del equipo maño. Protagonizó una de las épocas doradas del Real Zaragoza alzándose con el histórico triunfo de la Recopa del 95 frente al Arsenal en el Parque de los Príncipes de París. En la 98-99 recaló en el Celta y el balance de sus cuatro temporadas es más que positivo. Ganó una Intertoto, se mantuvo siempre en la zona alta de la tabla (dos veces 5º, una 6º y otra 7º) y alcanzó en tres ocasiones los cuartos de final de la UEFA. Se quedó con la espina de la final de Copa del Rey del año 2000 perdida precisamente frente el Real Zaragoza en el estadio de La Cartuja. Tampoco consiguió meter al equipo en Champions. Algo que sí logró su sucesor en el banquillo, Miguel Ángel Lotina, si bien codearse con los más grandes trajo consigo el descenso de categoría.

En la historia de la Liga, los equipos gallegos siempre han sido denominados como equipos “ascensores”. Alternaban grandes campañas con descensos de categoría. El 6 de Noviembre de 1992 volvía el derbi a la máxima categoría después de veinte años. Aquel partido de reencuentro lo ganó 2-0 el Deportivo en Riazor y Tito Vilanova falló un penalti para el Celta. Desde el 92 hasta el 2004 sus encuentros tuvieron lugar ininterrumpidamente en Primera División. En la 2003-2004 fue precisamente el Deportivo quien consumó el descenso del máximo rival con un 3-0 en Riazor en la penúltima jornada. La temporada anterior había dejado una clasificación histórica para la Champions League de los dos equipos gallegos.

mostovoi djalminha (1)

Durante aquellos años el derbi alcanzó todo su esplendor. En la memoria del aficionado perduran los piques entre Mostovoi y Djalminha, que decidió un derbi saliendo desde el banquillo con un recorte seco dentro del área y un zurdazo por la escuadra. También forman parte de la historia del derbi la grave lesión de Manuel Pablo y las lágrimas de Giovanella, así como la patada de Vagner a Diego Tristán cuando el sevillano perdía tiempo en el córner. Aquella acción fue posteriormente aplaudida por un joven Iago Aspas que, lejos de escapar de las polémicas, acaparó todos los focos con un cabezazo a Marchena que le costó la expulsión y la derrota de su equipo en Riazor. El último capítulo en las anécdotas del derbi lo protagonizó un viaje de Hugo Mallo con una peña celtista al partido de Riazor que dejó varias imágenes de mal gusto como un cartel de “Se vende” con el escudo del Deportivo y una bandera de Portugal o sus reiteradas peinetas a la afición rival. Momentos como estos son los que dotan al derbi gallego, ‘O noso derbi’, de un aurea especial y por los que un Celta-Depor es algo más que un partido.

La década de los 90 y el principio de los años 2000 supusieron las mayores gestas de los clubes gallegos. Deportivo y Celta armaron equipos de ensueño y pusieron a Galicia en el mapa de la élite futbolística con noches imborrables para los aficionados coruñeses y vigueses. Conjuntos de la talla de Milan, Manchester United, Bayern de Münich, Juventus o Liverpool sucumbieron al hechizo gallego. Y sonadas fueron también las numerosas visitas del Real Madrid a tierras gallegas que acababan con rianxeira y goleada. De aquellos tiempos pervive la “Maldición de Riazor” tan recordada estos días que el equipo de Ancelotti aplastó con ocho goles. Son tiempos distintos, algunos quedan para el recuerdo, pero la realidad actual es más desoladora para Galicia. Al menos siempre quedará el Celta-Depor. Volve o derbi, para Víctor Fernández, vuelve “la fiesta del fútbol gallego”.

Por Miguel Ángel Gayoso.

Foto1: http://1.bp.blogspot.com/-lxcZ2qqXF1Q/TwNmkTvsNYI/AAAAAAAAA9A/ohsdMgn-tco/s1600/Deportivo-Celta+000+900.jpg

Foto2: http://www.marca.com/2014/05/31/futbol/equipos/deportivo/1401570581.html?a=MO18545ee9bda35312ae64a1b42d37217a1&t=1411479730

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s