EL GIGANTE DE SEDA

Milán 0-1 Juventus
paul pogbaEl Milán de Inzhagi encaró el encuentro con una gran expectación. El equipo llegaba al partido tras una victoria ilusionante frente al Parma en el Ennio Tardini. El enfrentamiento ante el gran dominador del fútbol italiano en los últimos años era un estímulo para un equipo cargado de leyenda y de trofeos. La afición de San Siro preparó una gran pancarta para recibir a uno de sus rivales históricos: “Un anno di rabbia per tornare grande”. Sin embargo, el duelo ante la Juventus fue una dosis de realidad para el Milán y dejó claro a su técnico que para volver a ser grande debe jugar como tal. El conjunto rossonero especuló en exceso con el resultado, cedió demasiados metros y dejó el peso del partido a un rival poderoso. Ménez no encontró los espacios para desequilibrar y cuando lo hizo nadie le acompañó. El Shaarawy parece estar todavía falto de ritmo y Honda vio como Buffon le ganaba el pulso en la mejor ocasión de los milanistas. Poli sufrió ante el poderío de Pogba, Torres no generó peligro cuando ingresó al campo y sólo la entrada de Bonaventura pareció darle alas a un Milan sin vuelo. Dio la sensación de que el Milán tenía mayores argumentos futbolísticos de los que presentó ante su público.

milan

El juego se enmarañó desde el inicio: nadie quería perder un metro en la disputa y se sucedieron algunas entradas al límite del reglamento. La Juventus dominó la posesión en un partido pobre, lento y tenso. Pereyra, el mejor de los turineses en la primera parte, desafió a Abbiati en un par de ocasiones y Marchisio hizo temblar los cimientos de San Siro con un disparo a la madera. Tras el descanso, el Milán siguió reculando y la Juventus jugó con mayor fluidez.

Y con la sustitución de Pereyra, Pogba ganó jerarquía en el medio y se acercó al balcón del área. Marchisio siguió probando fortuna con disparos lejanos, Llorente recibió de espaldas y Tevez bordeó el peligro. Y en el minuto 71 llegó la jugada que cambió el partido. Paul Pogba controló un balón en la frontal del área del Milán. Se aprovechó de su altura para amortiguar la entrada de Poli y giró sobre sí mismo para asistir a Carlos Tévez con una picada sutil. El apache batió a Abbiati con un disparo seco y firmó la victoria de la Vecchia Signora. La Juve encontró a un gigante de seda para desequilibrar un partido tenso y sin brillo.


El partido fue un claro retrato del fútbol italiano actual. Hace tiempo que ningún equipo italiano es serio candidato a algún trofeo europeo y el dominio de los turineses en liga aún no se ha trasladado a la competición continental. Además algunos equipos siguen proponiendo un fútbol antiguo del que no parecen poder despegarse definitivamente en el Calcio. Algunos de los grandes partidos se deciden por instantes de talento entre largos minutos de aburrimiento. En el primer enfrentamiento entre los grandes de la temporada, el Milán decidió defenderse en lugar de atacar y la Juve supo sobreponerse a la ausencia del gran Pirlo y esperar su momento. Entonces apareció Pogba para domar el encuentro. El futbolista francés de origen guineano es uno de los mediocampistas más prometedores del panorama mundial. Muy hábil y poderoso físicamente, siempre reclama protagonismo en los grandes momentos. Es osado y atrevido en el uno contra uno y gana presencia con el paso de los minutos. Combina finura y corpulencia y se le considera, además, el gran estandarte de una nueva generación de futbolistas franceses.

paul-pogbaPaul Pogba está dispuesto a hacerse un nombre en el mundo del fútbol y parece tener prisa por hacerlo. Antes de abandonar Old Trafford, un mito del Manchester United como sir Álex Ferguson le pidió paciencia: “Eres un joven de las inferiores, no estás listo todavía. Debes ser paciente. Scholes lo fue, Giggs lo fue”. Pogba respondió con un escueto y desafiante: “Yo no soy ni Giggs ni Scholes”. Una tesis en la que profundizó cuando le preguntaron por uno de sus referentes, Patrick Vieira: “Le vi jugar mucho cuando era más joven. Era un líder que controlaba el centro del campo, pero mi objetivo no es ser como Viera, sino ser Paul Pogba”.

El gigante de seda solo quiere ser él mismo y dejar su huella entre los grandes.

Por Jorge Rodríguez Gascón.

Foto1: http://2.bp.blogspot.com/s5Ye5yifG7g/UkQR8QMhBsI/AAAAAAAAaVM/0QF0CGzDLdA/s1600/3ca3a2aa7d54cb19c2476765abfde56e-42377-1380140887.jpeg

Foto2: http://pbs.twimg.com/media/Bx_3-kZIMAEJ93e.jpg

Foto3: http://images.sportsworldnews.com/data/images/full/5680/paul-pogba.jpg?w=600

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s