SUÁREZ DECIDE EN EL ALAMBRE

1403211306152

Luis Suárez (Salto, Uruguay, 1987) es de esos jugadores por los que merece la pena esperar. Lo demostró en la tarde de Sao Paulo con dos goles ante la selección inglesa, dejando casi sin opciones a muchos de sus compañeros del Liverpool. Lo esperó Tabárez y todo un país después de una lesión de menisco.

El 22 de Mayo, Suárez fue sometido a una intervención quirúrgica en Montevideo y a la salida de la clínica se agolparon cientos de aficionados uruguayos. Suárez representa la ilusión de un país en un escenario que les trae un buen recuerdo: el de una victoria histórica en la fortaleza brasileña de Maracaná. (1950) Una muestra de la importancia de Suárez en la selección celeste es que el jugador del Newcastle que le lesionó, Paul Dummett, recibió amenazas de muerte por parte de ultras uruguayos.

Suárez tuvo 20 días escasos para hacer la rehabilitación y no llegó al primer partido. Su equipo perdió ante Costa Rica, en un encuentro extraño en el que se adelantaron los uruguayos y remontaron los costarricenses. Eso obligaba a los celestes a vencer a Inglaterra en un enfrentamiento a muerte súbita. Luis Suárez tuvo que adelantar los plazos de su recuperación para enfrentarse al país en el que juega cada domingo. Y llegó al encuentro casi cambiando las muletas por botas, cojeando y sin rastro de la explosividad que le ha consagrado este año. Aún así, Suárez es de esos delanteros que lleva el gol en el código genético, que solo necesita un instante de incertidumbre o un arrebato de oportunismo y de clase. En su mejor temporada en Anfield se ha convertido en el futbolista más valioso de la Premier League. Después de una sanción de 10 partidos[1] regresó por todo lo alto y llevó al Liverpool, con muchos de sus rivales del partido de hoy, a pelear por la liga hasta el último momento. [2] Consiguió la asombrosa cifra de 31 goles después de perderse el inicio de la temporada y comparte Bota de oro con Cristiano Ronaldo.

6f7ba5736009b41b54d227cf682602d0

Suárez entró al partido algo despistado pero pronto mostró su olfato. En el primer gol uruguayo, cabeceó a la red un centro de Cavani, un delantero inmenso y generoso. (Suárez lo celebró sacando las pistolas) [3]. Se emocionó y dedicó el gol a un miembro del cuerpo técnico de Uruguay, uno de los artífices de su regreso. En el segundo, cuando había renunciado a ganarle el pulso a Cahill y su equipo estaba en el peor momento, Gerrard le hizo un desafortunado servicio. Su compañero del Liverpool peinó hacia atrás un saque del guardameta Muslera. Suárez aprovechó la ventaja sobre los centrales ingleses y fusiló a Hart con un disparo de empeine puro. El delantero uruguayo recorrió la banda llorando y pidió la camilla cuando su rodilla se volvió a enfriar. Corría el minuto 83 y  finiquitó un partido que estaba en el aire. Antes Muslera había evitado las opciones de los ingleses en una exhibición de reflejos y solo se había visto superado por Rooney. El delantero del Manchester United necesitó de cuatro ocasiones claras para marcar su primer gol en un Mundial. Y pese al despliegue uruguayo, Inglaterra tuvo grandes momentos de juego y mereció más: Sturridge completó un partido brillante, Rooney fue todo corazón y Baines se hartó de centrar desde la izquierda. Aún así, fue un partido de ida y vuelta y el trabajo uruguayo pudo con la velocidad inglesa.

Inglaterra ha pecado de inocente en sus dos derrotas: es un equipo joven que ha sabido competir ante dos buenos rivales pero que ha acabado la segunda jornada sin puntuar. Y que ahora depende de una carambola para clasificarse. Pese a ello la selección de Hodgson, con o sin él, ha presentado a una generación llena de talento con vistas a un futuro próximo.

1403211313009

A la calidad contrastada de Rooney se suma el desequilibrio de Sturridge, la habilidad de Sterling, la potencia de Barkley y la calidad de Wilshere, que ha llegado a Brasil lastrado por las lesiones. Aún así al combinado inglés le falta el oficio de los grandes y, al menos de momento, la suerte del campeón.

Uruguay confirmó una tendencia que se está dando en este Mundial. La mayoría de equipos sudamericanos parecen estar un escalón por encima en el aspecto físico, muestran más pasión por el juego y más ansías de victoria. Además, la suerte suele estar de su lado: en Sao Paulo, Inglaterra asedió la portería celeste, pero falló ante los reflejos de Muslera. Uruguay se vio cerca de la eliminación con el empate de Rooney pero tuvo la fortuna de su lado. Consiguió la victoria en un partido intenso y vibrante, de los mejores del Mundial. Un duelo dramático en el que Luis Suárez impuso la ley de sus pistolas.

 

Por Jorge Rodríguez Gascón.

 

[1] Suárez es un jugador temperamental que ha tenido problemas con los organismos disciplinarios ingleses: 1- En 2011 fue sancionado por insultos racistas a Evra con 8 partidos y una multa de 40.000 libras. 2- En 2013 la sanción fue de 10 partidos, en esta ocasión por morder a Ivanovic. Por eso es uno de los jugadores más queridos por la grada de Anfield y uno de los jugadores más odiados por los hinchas rivales.

[2] También en esa ocasión un resbalón de Gerrard condenó al Liverpool ante el Chelsea, en el partido que decidió la liga a favor del Manchester City.

[3] Luis Suárez suele celebrar sus goles haciendo el gesto del pistolero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s