LA ORQUESTA HÚNGARA Y SU PORTERO

ANTÓN CASTRO // REGATE EN EL AIRE / 5

Suele decirse que de los subcampeones casi nadie se acuerda. No es exacto: algunos finalistas han dado más que hablar que los vencedores. Es el caso de la Holanda de 1974 y quizá de la de 1978 y, sobre todo, de la selección húngara de 1954, de la que se dice que modernizó el fútbol. Forjó el fútbol total, vertiginoso e imaginativo, mezcla de talento y poderío, empezó con aquel “el equipo dorado”, que lideraban el medio centro József Boszik y el interior Ferenc Puskas, que llevaba un “cañón” en su pierna izquierda. El combinado de “los poderosos magiares” contaba con un arquero muy especial: Gyula Grosics, que fue el primer arquero-líbero del fútbol. Dicen que manejaba los pies casi tan bien como sus manos y que poseía reflejos de felino.

La historia de Gyula Grosics es la historia de una determinación. Había nacido en Dorog, Hungría, en 1926, en el seno de una familia humilde; su padre trabajaba en las minas de carbón y tenía un anhelo para él: quería que fuera sacerdote. Nada más lejos. Pronto empezaría a jugar en el equipo de su ciudad e iría subiendo posiciones: en 1947 debutó en el equipo nacional. En 1950 ya jugaba en el Honved, junto a dos grandes futbolistas: Puskas, que sería capitán de la selección y un interior formidable, y Sándor Kocsis, que jugó en el Barcelona, tuvo un bar de copas y finalmente, en 1979, enfermo de cáncer, se arrojó al vacío desde la séptima planta de un hospital. A Kocsis  lo definieron como “el mejor cabeceador de la historia”, de ahí su apodo de “Cabeza de oro”.

Gyula Grosics ganaría tres títulos de Liga, con el Honved, y se convirtió en un portero excepcional. Vestía siempre de negro, de ahí su mote: “Pantera negra”. Se anticipó a Lev Yashine en la elección de sus prendas. Se comportó como un héroe en la Olimpiada de Helsinki-1952, donde Hungría logró la medalla de oro; luego fue uno de los destacados en “el partido del siglo” en Wembley, ante Inglaterra, a la que Hungría le ganó por 6-3 y, finalmente, brilló en el Mundial de Suiza-1954.

Hungría deslumbró en todas sus líneas: deslumbró, convenció y goleó. A Alemania la venció, en el arranque, por 8-3. En las rondas siguientes, Hungría eliminó a Brasil y a Uruguay, por idéntico tanteo, 4-2. Sin embargo, en la final fueron los renacidos alemanes de los hermanos Fritz y Otmar Walter y de Otho Rahn quienes le dieron la vuelta a un tanteo adverso de 2-0. Se convirtieron en héroes y en matagigantes. El desconcierto fue absoluto. El propio Grosics, que sería elegido mejor guardameta del torneo, resumiría así las razones de la derrota: “Hemos pagado la factura de nuestra autocomplacencia”.

Grosics aún jugó dos Mundiales más, que ganaría Brasil: el de 1958, que vio nacer a Pelé, y el de 1962, que tuvo en Amarildo a una de sus figuras. En ambos, Hungría pasó con más pena que gloria. Grosics, toda una referencia, completó sus once partidos en los mundiales (de los 86 en total) y fue capitán en Chile.

Él, ante la desbandada general de sus compañeros, decidió quedarse. Fue víctima del golpe de Estado de 1956 y sufrió lo suyo: no le dejaron fichar por el equipo de su vida, el Ferencvaros (el club tendría un gesto muy bello: le rindió homenaje en 2008, le dejó jugar 30 segundos y retiró la camisera del número uno en su honor), porque era un hombre conservador. Dejó el fútbol en 1962, fue entrenador y a veces indagaron en sus zonas de sombra: decían que había colaborado con los nazis durante la ocupación de Hungría. Falleció el pasado viernes en Budapest, y seguro que le habría estado comprobar la unanimidad de todas las necrológicas: ‘La pantera negra’ ha sido un pilar básico de un equipo inmortal que dejó una huella imborrable, la mitología del buen juego, con Zacharias, Masopust, Boszik, Czibor, Kocsis, Puskas, Toth. A todos les sobrevive el defensa Jeno Buzansky.

*Este artículo se publicó en Heraldo de Aragón el 16 de junio de 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s