LA HORA DEL LÍDER SILENCIOSO: MESSI

ANTÓN CASTRO // REGATE EN EL AIRE / 4

No siempre es fácil seguir este Mundial de Brasil. Anoche, entraba en competición, Lionel Messi. Lo hacía con una selección en apariencia menor, desequilibrada en defensa y en el centro del campo, de la que se dice que ha sido diseñada para su lucimiento y para cumplir una vieja obsesión: que el mejor jugador del universo logre el campeonato que le ponga a la altura de los más grandes. Con Cruyff y Di Stéfano, que no lo conquistaron, Beckenbauer –que lo ganó como jugador y entrenador y brilló como casi nadie en tres torneos-, con Pelé y Diego Armando Maradona. Para muchos, por esa carencia, Messi, que lo ha ganado todo con el Barcelona y ha sido cuatro años Balón de Oro, no tiene la categoría del diez inolvidable de México-1986.

Se comparan mucho las dos selecciones: la de entonces, preparada por Bilardo, que había sido un triturador de tobillos, y la de ahora. La Argentina de 1986 tenía una plantilla casi anodina, con muchos jugadores que apenas han trascendido. Argentina formó en la final ante Alemania con este once: Pumpido; Cuciuffo, Brown, Ruggeri, Olarticoechea; Giusti, Batista, Enrique; Burruchaga, Maradona y Valdano. A primera vista, el único gran futbolista era Maradona. Jugó maravillosamente: marcó cinco tantos y lideró al equipo albiceleste de principio a fin. Marcó el gol del pícaro, el de “la mano de Dios”, y quizá el gol más asombroso de todos los torneos: se adueñó del balón en su propio campo, se giró con un taconazo y se deshizo de dos rivales; a partir de ahí empezó a galopar y a zigzaguear con el balón cosido a la bota. Tras recorrer casi 50 metros entró en el área, sorteó al arquero inglés, aguantó a un último defensa y marcó. Más tarde, le diría a Jorge Valdano, el delantero “complementario” que le acompañó en su prodigiosa zancada por una autopista caliente y surcada de obstáculos, que lo miraba por el rabillo del ojo con el deseo de cederle el balón. Maradona, quizá el futbolista más elegante y técnico de todos los tiempos, se agigantó para siempre y coronó aquel Mundial con dos goles en la semifinal al belga Jean-Marie Pfaff, que entonces era el arquero del Bayern Munich, y con un pase genial, cuando parecía que todo estaba perdido, a Burruchaga, que significó el tercer gol de Argentina, el de la victoria ante los alemanes que habían igualado el choque.

De Leo Messi siempre se espera lo mejor. Es un jugador muy diferente a Maradona. No tiene su ascendencia visible sobre el bloque; es un líder silencioso. A Diego, que contaba 25 años, siempre lo veías concentrado, solidario, dispuesto a dirigir y asumir riesgos. Era consciente de su condición de mago, verdugo, arquitecto y fajador. Messi parece esfumarse en ocasiones a otras latitudes y empequeñecerse. De golpe reaparece y tiene la facultad de culebrear con más rapidez que el propio Maradona y meterse hasta la cocina, en el gran circo de la red. Lo ha hecho muchas veces, más que Diego. O Pelé. O Best. Más que Garrincha. Los grandes artistas del regate.

El último tramo de la Liga y de la Champions de Messi ha sido decepcionante. Encendió todas las alarmas de la duda. Aquí volverá a contar con protectores como De Michelis, Di María o Mascherano, y tiene arriba, con él, auténticos goleadores y fabricantes de espacios como Agüero o Higuaín. Le faltará su socio Banega, la promesa interrumpida de Argentina. Haga lo que haga, Messi jugará varios partidos: contra la historia, con el deseo de acabar con el maleficio de Argentina, contra su propia ausencia, tan temida, y contra la leyenda universal de Maradona. En Brasil, tierra del fútbol, Messi se prueba más que nunca. Es, tal vez, su penúltima oportunidad para ser el más grande.

*Este artículo se publicó en Heraldo de Aragón el 15 de junio de 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s