ALEMANIA TRITURA A PORTUGAL

Alemania venció con autoridad a Portugal en un encuentro marcado por el calor, por las decisiones arbitrales y por la superioridad de una selección coral como la alemana.

El estadio A Fonte Nove (Salvador de Bahía) fue el escenario de uno de los partidos más esperados de lo que llevamos de Mundial. Alemania, una de las grandes aspirantes al título, se medía a la Portugal de Cristiano Ronaldo.

Con el calor como testigo, Alemania fue una máquina de ingeniería que desarboló en pocos minutos el planteamiento portugués. Paulo Bento buscó asfixiar en la salida de balón a los alemanes y generar peligro al espacio, pero pronto Alemania privó de toda opción a los portugueses. Aún así el combinado portugués tuvo su primera opción tras un despiste de Lahm; el balón le quedó a Cristiano Ronaldo en posición privilegiada pero el portugués no pudo con el gigante Neuer, que envió su disparo a córner. Más allá de este espejismo inicial Alemania consiguió amansar a las fieras portuguesas y las convirtió en gatitos inofensivos. Y lo hizo a través de la posesión, el punto de partida de todo para los chicos de Joachim Löw.

A partir de ahí Alemania fue un rodillo que ganó metros a través de una circulación precisa y fluida. No tardaron en llegar los goles y la superioridad alemana se vio favorecida por algunas decisiones cuestionables y exageradas del árbitro, las de un colegiado severo e injusto que destroza un partido sin contemplaciones.

El primer gol llegó tras una combinación en las cercanías de la frontal; Götze recogió un balón en el área, se revolvió y Joao Pereira le derribó con un leve contacto, suficiente para señalar la pena máxima a juicio del árbitro. Müller se encargó de transformar el penalti y Portugal se derrumbó con pasmosa facilidad. Moutinho y Veloso no estuvieron cómodos, Nani fue más solista que nunca y Almeida estuvo torpe hasta en su lesión. Cristiano, la gran esperanza portuguesa, renunció al juego, se esforzó en llamar la atención del árbitro y acabó pitado por la afición brasileña.

Mientras tanto la máquina alemana se fue engrasando y disfrutó de los espacios que dejaba la débil defensa de Paulo Bento. Özil y Gotze se encontraron, Kroos dirigió el juego y Müller definió. El segundo gol llegó tras un córner magistralmente botado por Kroos y que Hummels remató a la red con poderío. Y para hurgar en la herida portuguesa, Pepe fue expulsado en un lance pueril con Müller. El portugués reclamó de malas maneras (con un ligerísimo cabezazo) a Müller su facilidad para irse al suelo y el árbitro le mandó a la caseta. Sin su máximo estandarte en defensa, Portugal besó la lona con demasiada facilidad y pareció pedir el final del encuentro ya en el descanso.

Germany v Portugal: Group G - 2014 FIFA World Cup Brazil

La segunda parte sirvió para que Alemania se siguiese mostrando como un equipo sobrio, preciso y fiable. Los alemanes disfrutaron de los espacios y se prolongaron en ataque con mucha gente por delante de la pelota, fueron verticales y buscaron la portería de Rui Patricio. Müller, que consiguió el primer hat-trick del Mundial, completó la goleada en dos alardes de oportunismo.

Cristiano desertó y solo calmó su rabia en algún disparo de falta que Neuer detuvo sin problemas. Sus molestias en la rodilla parecen afectarle y no es el líder que su selección necesita. También el trabajo alemán contribuyó a la desaparición de Cristiano y ensalzó a futbolistas que abanderan el nuevo estilo de Alemania: Kroos, Lahm, Götze, Özil o Müller. Löw ha construido un equipo muy competitivo basándose en el Bayern de Guardiola, con quien comparte, además, filosofía futbolística: tiene dos centrales poderosos y con facultades a la hora de sacar el balón como Mertesacker y Hummels, un lateral reconvertido a mediocentro que distribuye y roba como Lahm, posee futbolistas talentosos que inspiran al resto como Kroos, Özil y Gotze, tiene un llegador como Khedira y un finalizador acertado como Müller. Además da la sensación de que el cambio de piezas no afecta al tono general del juego y en el banquillo esperan futbolistas de calidad como Schürle, Schweinsteiger, Draxler o Klose (¿Por qué el míster no le dejó saltar al campo en un partido tan favorable?) que completan una de las selecciones más poderosas.

Alemania se presentó como uno de los grandes favoritos de la competición, al vencer 4-0 a una selección importante. Además el resultado fue corto y pudo ensañarse en mayor medida ante un rival debilitado y cansado, que se derritió en el calor de Bahía.

Alemania es un rival a batir: ha mostrado más virtudes que nadie y ha escondido con maestría sus defectos a través del dominio de la posesión.

Es fácil y sensato creer en esta Nueva Alemania.

 

Por Jorge Rodríguez Gascón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s