EL REAL MADRID TIEMBLA EN ALEMANIA

(Borussia Dortmund 2-0 Real Madrid) El Real Madrid roza la eliminación en Dortmund con dos goles en la primera parte de un genial Marco Reus. Los alemanes no lograron batir a Casillas en la segunda.

1396981677_123459_1396984522_album_normal

La Champions es una competición bonita, con una atmósfera especial, en la que las eliminatorias adquieren tintes dramáticos en escenarios abarrotados. El Real Madrid llegaba a Dortmund con una ventaja cómoda y seguro del pase a semifinales. Reservó a Cristiano (tocado) y formó con un equipo serio, pero huérfano ante la ausencia del portugués. El Borussia, herido por la derrota en el Benabéu, se encomendó a su entusiasmo y al regreso de Lewandowski para creer en la remontada.

El Madrid pisó firme en el arranque y parecía que estábamos ante un trámite fácil para los blancos. Sobre todo cuando el árbitro concedió un penalti por mano de Piszczek. Di Maria, el encargado de lanzar la pena máxima, dispuso de una oportunidad inmejorable pero resbaló en la ejecución y Weidenfeler atajó su disparo. El resbalón del argentino espoleó a los alemanes y a la grada del Signal Iduna Park, una caldera de pasión.

El Borussia, un equipo joven y valiente, supo morder en la presión y se fue a por el partido. Aparecieron sus mejores espadas: Reus, un fino mediapunta que desborda, asiste y marca; y Lewandowski, un delantero de grandes movimientos que define con maestría. El Madrid titubeó en la circulación y se oxidó en la salida de balón. Mkhitaryan tuvo el primero tras una acción de Lewandowski. El delantero polaco apuró la jugada hasta línea de fondo, Reus recogió el testigo y sirvió un balón de gol al armenio. Su disparo rozó el palo derecho y Casillas respiró aliviado. El Borussia aprovechó entonces la incertidumbre blanca y Reus los errores de una zaga imprecisa. Primero intuyó una mala cesión de Pepe y tras vencer a Casillas puso el primer gol en el marcador. Posteriormente Illarra falló en la entrega y Reus dirigió la contra alemana. Sirvió con maestría a Lewandowski y el polaco disparó al palo. Marco Reus aprovechó el rechace para poner el 2-0. El Madrid, que parecía haber desterrado su maldición en Alemania, vio venir espectros del pasado y sufrió ante un rival voluntarioso. No conseguían los blancos enlazar tres pases seguidos y el Borussia amenazaba a Casillas.

Tras el descanso el Madrid pareció asentarse pero los alemanes creaban peligro al espacio. Entonces apareció Casillas para detener la remontada. El portero blanco mantuvo a flote a un equipo que iba a la deriva. Mkitarian y Groskreuz fallaron en la definición y los blancos resoplaron. Llegó el encuentro a su final y el Madrid consiguió el pase a semifinales. El Borussia Dortmund puso el fútbol y la pasión. Se enfrentó a un Madrid tembloroso, empeñado en contemporizar y tímido a la hora de buscar la sentencia.

1396981677_123459_1396990279_album_normal

El conjunto que dirige Carlo Ancelotti solo sonrió en Alemania tras el pitido final, una vez consumada la clasificación. Le faltó la intensidad de los grandes partidos y le salvó el abultado resultado de la ida. El Madrid estuvo impreciso: asfixiado por la presión del Dortmund en la salida, estéril en sus despliegues ofensivos y con un rendimiento menor de lo que el partido requería. Le salvaron los palos y un gran Casillas.

El Borussia Dortmund no es el mismo equipo que el año pasado: capaz de plantarle cara al Bayern en la Bundesliga y de medirse con el campeón alemán en la final de la Champions. La marcha de Götze y las lesiones de jugadores fundamentales como Gündogan, Blasikowski, Subotic o Bender ha debilitado el equipo. Pese a ello, siguen siendo un equipo apasionado en el juego, con un entrenador ofensivo y una plantilla que sigue rindiendo en las grandes citas. Y el Madrid puede dar cuenta de ello.

El Real Madrid ha alcanzado por cuarta vez consecutiva las semifinales en la máxima competición europea. El Borussia fue un equipo entusiasta y valiente pero dejó vivo a su adversario cuando le tuvo arrodillado. Y es probable que la Champions no permita más despistes. [1]

 

 

 

 

[1] Por su parte el Chelsea de Mourinho consiguió remontar el 3-1 de la ida en el Parque de los Príncipes. Los blues vencieron por 2-0 con goles de Schürrle y Demba Ba. El París Saint Germain reculó en exceso, acobardado por el resultado y condicionado por la ausencia de Ibrahimovic. Mourinho creyó en la victoria dese la rueda de prensa previa al partido y sus jugadores lograron el triunfo y el pase a unas semifinales apasionantes.

(*) El Barcelona y el Atlético se enfrentan en unos minutos en el Calderón y el Bayern de Guardiola tratará de vencer al Manchester de David Moyes.

 

 

Por Jorge Rodríguez Gascón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s