EL MADRID LIDERA, EL BARCELONA CAE Y EL ATLÉTICO SE DESINFLA

REAL MADRID 3-0 ELCHE

REAL MADRID - ELCHE

El Real Madrid alcanzó el liderato en una jornada en la que fallaron sus competidores. El conjunto de Ancelotti venció 3-0 en un encuentro en el que se notó la ausencia de Modric. Se encomendó a su pegada y cumplió sin brillo. El Elche puso en dificultades a su rival al inicio, con un sobrio entramado defensivo, pero el gol de Illarramendi facilitó las cosas y el Madrid consiguió una victoria importante. El conjunto de Ancelotti ha ganado en seguridad defensiva desde que ha comenzado el año. El equipo es consciente de que si mantienen la portería a cero ganan los partidos incluso sin alcanzar su mejor versión. Sin Modric el Madrid se convierte en un equipo más aburrido.

El partido sirvió también para que Bale ampliara su cuenta goleadora con un potente zapatazo a la escuadra. El galés está siendo cuestionado en los últimos partidos: en el apartado físico todavía arrastra secuelas de sus lesiones y en el táctico en ocasiones parece desenganchado del equipo. Es probable que no haya asimilado todavía las claves del equipo madridista y parece que juegue para sí mismo. El idioma puede ser una dificultad en este aspecto y también hay que tener en cuenta que es un jugador que no ha completado una pretemporada y su mejor versión física aún está por ver. Isco, un jugador que ha desaparecido de las alineaciones, completó la goleada en un disparo desde la banda izquierda. El malagueño ha pasado de ser el futbolista por el que todos apostaban a ser prescindible en su equipo. Es un jugador diferente aunque sus misteriosos bajones físicos le han condenado al banquillo. La gran asignatura pendiente del entrenador blanco es encontrar un esquema en el que Isco sea importante, aunque para ello el malagueño debe poner más de su parte. No ha de conformarse con ser un revulsivo. Debe ser ambicioso y querer ser importante de inicio. Ahora parece un jugador resignado y sólo la constancia y la continuidad le darán el pasaporte a la titularidad.

El Elche, que está a cuatro puntos del descenso, mostró que es un equipo aguerrido y combativo. Pero su férreo planteamiento se vino abajo con el gol de Illarramendi. Aun así peleó por el empate con vehemencia, pero cuando más lo intentaba, el Madrid consiguió la sentencia.

El Real Madrid es un equipo cada vez más fiable. Ha sido muy constante y ha conseguido remontarle 9 puntos al Barcelona desde el clásico. Ha mejorado en facetas defensivas, conserva intacta su capacidad goleadora (pese a la ausencia de Cristiano) y decide los partidos con cierta facilidad. Sigue dando la impresión de jugar a medio gas, de no mostrar todas sus cartas. Le vale para ganar los partidos, pero es un riesgo que en Europa le puede costar caro. Aunque el Schalke sea en Champions algo similar a lo que es el Elche en la liga española.

REAL SOCIEDAD 3-1 FC BARCELONA

1189823-24875739-640-360

El Barcelona perdió el liderato en Anoeta ante una Real Sociedad con ansias de venganza. La eliminatoria de Copa dejó secuelas y es cierto que los donostiarras merecieron más en dicho enfrentamiento. Pero la suerte, la efectividad blaugrana y alguna decisión arbitral discutible les condenó en el Camp Nou. En la vuelta el Barcelona anestesió las esperanzas de remontada con el dominio del balón.

El Barcelona llegaba al partido tras vencer en Manchester, en otro encuentro en el que el balón había sido su máximo aliado. Sin embargo, en Anoeta todo iba a ser diferente. El Barcelona dominó menos que nunca y cuando tuvo el balón fue de manera estéril. No le concedió la importancia que debía al encuentro y la Real le ganó el partido desde la actitud y el compromiso. El planteamiento del Tata fue erróneo porque ni Song ni Montoya estuvieron acertados. Además la ausencia de Xavi se notó durante todo el partido, la salida de Cesc al campo llegó tarde y se echó en falta la intensidad de Mascherano y los goles de Alexis. Pero el problema del Barcelona no fue el planteamiento o, al menos, no fue el único. El problema del Barcelona fue la actitud: pareció no ser consciente de que era un partido casi tan importante como el de Manchester. Le faltó intensidad y la Real le arrolló en ese apartado. Los donostiarras llegaron antes a las pelotas divididas y se llevaron todos los rechaces. Consiguieron que el Barcelona no estuviera cómodo en ningún momento del encuentro, y Griezmann y Vela volvieron a mostrar las vergüenzas de la zaga blaugrana. La pareja de zurdos desarmó al rival con velocidad y finura. En el Barça, no se vieron las virtudes de los últimos encuentros y se mostraron las carencias que se creían olvidadas.

Al Barcelona le faltó ritmo y velocidad en la circulación. Y como consecuencia apenas generaron ocasiones. De ello se aprovechó una Real entusiasta contagiada por su afición. Vela se marcó un partido impecable, fue una amenaza constante para el Barça: desbordó, provocó ocasiones y sirvió a Griezmann el segundo gol. La Real Sociedad fue a buscar al Barcelona, le presionó arriba e impidió su juego entre líneas. Y aprovechó su superioridad en el partido para ponerse por delante en un córner que remató Song en propia puerta, tras un centro del recién llegado Canales. El jugador cuajó un partido serio y muy completo ante un rival de entidad. El Barcelona, por su parte, consiguió el empate en una acción de Messi, que sigue inspirado de cara a puerta aunque pasó desapercibido durante el resto del encuentro. El argentino culminó con un zurdazo seco una inteligente dejada de Busquets.

real-sociedad--644x362

Pero la reacción del Barcelona fue un espejismo y cometió los mismos errores. Pareció esperar a encajar un nuevo gol para volver a reaccionar, pero el mediocampo siguió desaparecido y eso condenó la reacción al fracaso. No hubo transición y los medios no tuvieron peso, algo fundamental en el Barcelona.

La Real Sociedad siguió amenazando la portería de Valdés, que estuvo algo dubitativo en Anoeta. En su favor hay que decir que la fragilidad defensiva de su equipo no le ayudó. Vela tuvo el 2-1 antes del descanso y tras la reanudación cedió a Griezmann para que marcara a placer. El Barcelona se volvió a despistar en defensa y el gol llegó de un saque de puerta que peinó mal Bartra. El joven central estuvo algo desafortunado, al igual que un Piqué lento e impreciso en el despeje.

El Barcelona pareció firmar pronto su rendición y apenas inquietó la portería de Bravo. Solo un cabezazo de Song amenazó la portería del chileno. Y la Real Sociedad, que jugó a placer durante muchos minutos del segundo envite, aprovechó la indiferencia blaugrana para marcar el tercero, el gol que sentenció el encuentro. Griezmann centró y Zurutuza aprovechó la pasividad de la defensa para batir a Valdés.

A partir de ahí el Barcelona no hizo ni amago de remontada. Neymar no desbordó ni a su sombra, Iniesta (el más activo de los blaugranas) no marcó diferencias, Messi no volvió a comparecer tras el gol, Pedro estuvo impreciso, Cesc no cambió nada cuando salió al campo y Xavi ni se vistió. El entrenador del Barcelona asumió gran parte de la responsabilidad de la derrota blaugrana y lo cierto es que menospreció a un gran rival y le faltó capacidad de reacción cuando el partido se complicó. Eligió un mal día para hacer rotaciones teniendo en cuenta que el Barcelona no gana en Anoeta desde hace tiempo. Pero también hay que reconocer que a los jugadores del Barcelona les faltó orgullo y sacrificio. Se vieron superados por un equipo veloz y nadie confió en la remontada. Ni ellos ni su entrenador. La Real, por su parte, creyó en la victoria desde el calentamiento.

OSASUNA 3-0 ATLÉTICO DE MADRID

atletico_de_madrid_vs_osasuna_23feb2014

El Atlético de Madrid cayó en El Sadar ante Osasuna por 3-0. Los rojiblancos acusaron el desgaste de Milán y cedieron ante el empuje de un equipo guerrero en su feudo. Cejudo adelantó a los navarros en una acción de estrategia. El Atlético de Madrid ha perdido esa confianza que le hacía ganar los partidos que se ponían cuesta arriba. Además el Cholo Simeone hizo rotaciones que no funcionaron. Osasuna es un equipo humilde y sacrificado, pero en su campo se comporta como un grande. Se alimenta de su público y mira de igual a igual a cualquiera. Armenteros hizo el segundo en un preciso disparo lejano y Roberto Torres completó la victoria con un remate de cabeza cruzado.

El conjunto del Cholo ha sufrido un bajón en el momento más importante de la temporada: Diego Costa parece más preocupado en pelearse con los defensas rivales que en marcar goles, Villa ha vuelto con poco ritmo de su lesión, Arda Turan desaparece con más frecuencia y los fuegos artificiales que prometía el regreso de Diego se han quedado en agua de borrajas. Las rotaciones no funcionan como antes y hasta el nivel de Courtois ha bajado en los últimos encuentros.

El Atlético tiene ahora la necesidad de ganar el derby del próximo sábado. Y las urgencias no suelen ser buenas en ningún lado y el fútbol no es una excepción. El Madrid parece más sólido que nunca mientras los rojiblancos se tambalean. Bien es cierto que en este tipo de partidos puede pasar cualquier cosa, no importa la dinámica en la que se llegue. De los citados Costa, Villa, Arda y Diego depende la reacción rojiblanca. Pero nadie duda de que el Madrid es el gran favorito.

Por Jorge Rodríguez Gascón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s